Camp de Túria - Notícies -
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Llíria. Vilamarxant....

Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Opinió
Seccions del Crònica

Pots buscar açí en el diari

Los señores de las cloacas artículo de Luis Garcia Montero

Unos y otros hablan mucho de España. Pero España no es su tesoro, sino su botín.

Como un símbolo inagotable del tiempo que vivimos, la tragicomedia de doña Cristina Cifuentes ha ido cargándose de significado entre la risa y la compasión. El primer acto se llama La Persona, el segundo El Partido y el tercero La Sociedad.

Alguien señaló una irregularidad. Un trabajo de investigación periodística descubrió que el máster universitario de la presidenta de la Comunidad de Madrid suponía una estafa. El primer acto se puso en marcha para evidenciar la impunidad, la falta de respeto a la virtud pública y el modo vertiginoso en el que las mentiras de siempre han fundado el nuevo tiempo de la posverdad. Doña Cristina mentía ante las cámaras con una seguridad natural. Cada mentira descubierta se justificaba con otra mentira, mientras en su boca se consolidaba una sonrisa orgullosa y desafiante que poco a poco se apagaba en sus ojos.

En los primeros días, el desprestigio de la Universidad pública, la degradación de la política y la vergüenza personal importaban menos que la seguridad de fundar un mundo oficial al margen de la realidad. La costumbre trabaja hoy para sustituir la realidad por una escena oficial. El rostro de la vida acaba transformado en una máscara impasible. De ahí que la brújula del Gobierno se apoye en la estrategia de la parálisis, la convivencia rutinaria con la patraña y la voluntad de dejar que las cosas se pudran.
Tardó poco el argumento en anunciar el segundo acto. El Partido. La abrumadora desfachatez personal pasó a iluminar la realidad más amplia de un Partido que, según va demostrando el trabajo de algunos periodistas y de algunos jueces, funciona como una asociación para el crimen organizado.
 La corrupción sistemática en la Comunidad de Madrid recibe una larga ovación en los congresos nacionales. No se trata de la fraternidad limpia que debe marcar la existencia de las organizaciones, sino el pacto mafioso de silencio para guardar secretos sucios, consolidar la máscara y convertir lo blanco en negro (dinero negro, palabras negras, voluntades negras). Lo grave de este segundo acto no es que hubiese una corrupción personal, sino que un partido la asumiese como norma de funcionamiento ante la sociedad.

Por eso nos llegó un final tan imprevisto como coherente. El tercer acto pasó a iluminar la sociedad en la que vivimos, el cauce en el que se articulan los comportamientos individuales y los compromisos colectivos. El trabajo serio periodístico, que tiene como misión la vigilancia del poder, fue sustituido por el periodismo basura, las voces sin escrúpulos que nacen de las cloacas. Un periódico fundado al servicio del poder empresarial publicó un vídeo en el que doña Cristina aparecía como una ladrona de baja estofa en un supermercado.

El episodio fue grabado hace años, antes de que la presidenta fuera presidenta, aunque ya llevaba media vida representando la forma de ser y de actuar de su partido. Alguien conservó el vídeo y silenció el escándalo, alguien que conocía la existencia del vídeo nombró a doña Cristina presidenta, alguien ha decidido ahora sacar el vídeo para poner punto casi final a la tragicomedia. Digo casi final porque la vida humana, por mucho que pretenda ocultarlo la máscara, permanece más allá de la vida política, y doña Cristina podrá haberse acabado como figura pública, pero existe y sufre como ser humano. La indignación que producía la política mentirosa se convierte así en compasión ante una persona humillada por las cloacas.

Los señores de las cloacas gobiernan en España. ¿Cuántos vídeos cumplirán su función en las cloacas, nacidos del uso mafioso de la policía para vigilar la intimidad de la gente? ¿Cuántas decisiones políticas se deben al chantaje de los mandarines que ponen y quitan políticos? Hoy gobiernas tú y mañana gobierna otro. Ahora me invento un partido porque quiero cambiar de vasallos. El gran capitalismo español no fabrica coches, ni electrodomésticos, ni relojes. Se dedica a extorsionar al Estado.

La máscara del descrédito de la política nos hace olvidar la realidad de un puñado de familias empresariales acostumbradas a sangrar al Estado de manera impune. Hacen contratos sobre la energía o las obras públicas como verdaderos ladrones legales. Los abogados del Estado firman negocios basados en la lógica siguiente: todos los beneficios posibles de unos presupuestos inflados se los llevará un particular y todas las pérdidas posibles caerán en las cuentas del Estado. Los periódicos de las cloacas saben mucho de eso. La tragicomedia de doña Cristina demuestra el poder de la mafia empresarial, el calado de las cloacas y la extorsión, la lógica depredadora de una élite que humilla a la política y degrada a las personas porque mancha todo lo que toca.

Unos y otros hablan mucho de España. Pero España no es su tesoro, sino su botín.


* Luis García Montero (Granada, 4 de diciembre de 1958) es un poeta y crítico literario español, ensayista, profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero, el Premio Loewe en 1993 y el Premio Nacional de Literatura en 1994 por Habitaciones separadas. En 2003, con La intimidad de la serpiente, fue merecedor del Premio Nacional de la Crítica

* Crónica agradece al autor su generosa decisión, desde casi nuestros inicios, de compartir sus artículos de opinión con nuestros lectores.
Publicado primero en Infolibre

Publicat per Àgora CT. Associació Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes Pots deixar un comentari: Manifestant la teua opinió, sense censura, però cuida la forma en què tractes a les persones. Procura evitar el nom anònim perque no facilita el debat, ni la comunicació. No es publicaran els comentaris que porten incrustats enllaços, encara que no estiguen complets. Escriure el comentari vol dir aceptar les normes. Gràcies

Cap comentari :

Mastodon