Camp de Túria - Notícies -
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Benissanó, Olocau, Llíria, Gàtova, Nàquera, Vilamarxant......

Seccions del Crònica

Pots buscar açí en el diari

8 de marzo- Día Internacional de la Mujer - artículo de Lucía Arnedo

El fin de la desigualdad salarial y la lucha contra la violencia de género son reivindicaciones urgentes e imprescindibles y la huelga del 8 de Marzo en el Día Internacional de la Mujer es importante y  ha de ser un  grito unánime por la igualdad real y contra todo tipo de violencia hacia las mujeres.
Muchas son las desigualdades e injusticias en el mundo. Las mujeres las sufren añadiendo las vinculadas a su condición de mujer.

La lucha de las mujeres por mejorar sus condiciones de vida ha sido una constante a lo largo de la Historia. Ha sido necesario mucho esfuerzo y sufrimiento para conseguir cierto grado de reconocimiento y paridad en la sociedad.

A través de la Historia ha habido mujeres que, a pesar de una sociedad en contra, han sido conscientes de su valor y han sabido desarrollar todo su potencial humano. Sin embargo no ha sido lo habitual, incluso mujeres conscientes de su derecho a la igualdad se han visto frenadas por las trabas sociales. Así en el terreno de las artes ha habido numerosos ejemplos de mujeres que optaron por el anonimato o actuar bajo seudónimos masculinos para poder expresar su creatividad.

A pesar de que organismos como Naciones Unidas apoyan con acuerdos internacionales iniciativas que promueven la igualdad entre mujeres y hombres, el progreso es lento e irregular y muy desigual entre los países, sobre todo en los más pobres.

En los países desarrollados la situación es más justa por la existencia de leyes que reconocen la igualdad de mujeres y hombres. Aun así es evidente la discriminación que sufrimos las mujeres, sólo hemos de ver quienes mayoritariamente ocupan puestos de poder.

El acceso de la mujer a la cultura y el trabajo es una realidad, pero en lo cotidiano y en nuestras relaciones sociales, aún pesa el legado de creencias sobre la superioridad del hombre y su derecho a decidir y abusar de la mujer.

Es importante liberarse de las ataduras de estas creencias que repiten que la mujer es inferior, que no está capacitada para ocupar puestos de poder y que es mejor que sea cuidada por el hombre. Creencias que transmitimos inconscientemente, manteniéndose en la sociedad y que nos limitan en nuestras reivindicaciones por la igualdad de género, algo que la razón sabe de sobra.

La diferencia genética en un solo cromosoma produce diferencias fisiológicas obvias y otras más sutiles, diferencias que son enriquecedoras y que no pueden utilizarse para proclamar desigualdades de valor y derechos de un género sobre otro.

Tenemos la suerte de vivir en un país que ha desarrollado derechos que hablan de igualdad pero esto ha de unirse al convencimiento personal de que tenemos el mismo valor. Nuestro comportamiento ha de transmitir este sentimiento de igualdad y estar libre de cualquier manifestación machista.

El fin de la desigualdad salarial y la lucha contra la violencia de género son reivindicaciones urgentes e imprescindibles y la huelga del 8 de Marzo en el Día Internacional de la Mujer es importante y  ha de ser un  grito unánime por la igualdad real y contra todo tipo de violencia hacia las mujeres. 

Lucía Arnedo

Profesional de la sanidad pública.
Forma parte del Colectivo de Esquerra Unida de San Antonio de Benagéber
* Crónica agradece a la autora que comparta sus opiniones con nuestros lectores



Publicat per Àgora CT. Col·lectiu Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes Pots deixar un comentari: Manifestant la teua opinió, sense censura, però cuida la forma en què tractes a les persones. Procura evitar el nom anònim perque no facilita el debat, ni la comunicació. Escriure el comentari vol dir aceptar les normes. Gràcies

Cap comentari :

Mastodon NotaLegal