Camp de Túria - Notícies -
Sant Antoni, L'Eliana, Bétera, Riba-roja, Pobla de Vallbona, Serra, Benissanó, Olocau, Llíria, Gàtova, Nàquera, Vilamarxant......

Seccions del Crònica

Pots buscar açí en el diari

Transgénicos: nada que celebrar, mucho por advertir artículo de Toni Roderic

Para Los Verdes, la “gran revisión científica” no desmiente que la producción de transgénicos genera serias consecuencias ambientales y socioeconómicas y que plantean un serio riesgo para la salud, la biodiversidad y la soberanía alimentaria.
 
El pasado 17 de mayo, el diario El País daba a conocer una “gran revisión científica” de los Organismos Modificados Genéticamente (OGM) realizada en EEUU y que concluye que los transgénicos son inocuos. Para El País, ello venía a desacreditar “los mitos que los rodean”. Hoy mismo, hemos podido escuchar en la Cadena SER la misma alegre noticia. Una noticia que, más allá del énfasis en que “son igual de sanos que el resto de los alimentos”, podría ser siempre mucho más exhaustiva, por supuesto, con el nivel de conocimiento científico actual al que se tiene acceso público y sabiendo que, en el futuro, otras grandes revisiones podrían pintar un paisaje menos alegre o desolador.
 
¿Hemos vivido engañados, estos últimos años, por los detractores de los OGM? Habrá que reconocer que la “gran revisión científica” supone un balón de oxígeno para quienes nos han engañado, el Gobierno español y la Comisión Europea, auxiliados por el secretismo en torno a las negociaciones del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) con Estados Unidos o del CETA con Canadá -que el #TTIPLeaks ha puesto en evidencia- y, también, para los lobbies que representan a las grandes corporaciones y que han tenido un papel privilegiado en la toma de decisiones. Llega, pues, en el mejor momento (para ellos).
 
Hablar de los problemas ambientales que generan los transgénicos requiere tomar posiciones respecto de dos posturas enfrentadas. La primera de ellas es la defensa a ultranza de los beneficios que los organismos modificados genéticamente nos generarán, en esta postura se alinean la industria y los expertos en biotecnología especializados en modificar genéticamente seres vivos. En la segunda postura, representada por el ecologismo, los consumidores y por los expertos en ecología, se pone sobre la mesa de discusión todas las desventajas que tienen, incluidos los riesgos ambientales.
En cualquier caso, deberíamos responder a las preguntas adecuadas para poder tomar una posición:
 
¿Qué tipo de situaciones deben ser considerados como de riesgo?
 
Todos podemos estar de acuerdo que cualquier daño sobre la salud de las personas, animales o los ecosistemas sería una situación de riesgo. Si bien hay que aceptar que la literatura científica no encuentra relación directa causal entre el uso alimentario de los productos transgénicos ya presentes en el mercado y daños en personas o animales, también, es necesario explicar que: estamos hablando de un porcentaje bajo de productos en relación a las potenciales combinaciones que se pueden llegar a crear; no es fácil establecer una relación causal directa en estudios a corto plazo; se obvian las afecciones indirectas como el problema de la contaminación y efectos de los pesticidas a los que los organismos modificados son resistentes, las trasferencias de genes, las alergias alimentarias y las resistencias a antibióticos.
 
¿Cuál es el significado de tales riesgos?
 
Los riesgos suponen profundos cambios en el ecosistema, entendido no solo como el medio natural sino en su sentido ambiental amplio, que incluye obligatoriamente los aspectos socioeconómicos y humanos.
 
Cómo ejemplo podemos poner lo que sucede en el caso de trasferencia de genes de resistencia a los herbicidas desde la planta de cultivo a las variedades silvestres, que aun siendo consideradas malas hierbas se convertirán en resistentes a los mismos herbicidas selectivos que el cultivo modificado. El caso del cultivo de soja transgénica resistente al glifosato en Argentina nos muestra consecuencias indirectas indeseables. Aparentemente, suponen una fuente de riqueza para el país por los beneficios de las exportaciones pero no hay que olvidar los aspectos más controvertidos. En Argentina, se desmantelaron muchas explotaciones de producción de carne de vacuno y de leche para alquilar esos campos a productores de soja. La consecuencia inmediata fue el desabastecimiento del mercado de carne y un aumento de los precios de consecuencias dramáticas para las clases más desfavorecidas. Además, disminuyó el número de empleados en ese rubro, ya que se incorporó, como gran avance tecnológico que reducía los costes de producción, la labranza cero y la fumigación aérea. De la noche a la mañana se encontraron con que vegetación natural, animales y los propios habitantes de esas zonas eran frecuentemente fumigados con el mismo glifosato con el que se fumigaba la soja.
 
¿Se pueden gestionar los riesgos?
 
Sí, los riesgos se pueden minimizar pero la realidad es que los intereses económicos de las grandes corporaciones dueñas de los transgénicos – debemos recordar que se trata de organismos no sólo modificados sino patentados- no auguran que eso vaya a ocurrir. Al igual que, en este momento de la negociación del TTIP, surgen noticias referidas a informes científicos sobre la inocuidad de los transgénicos sobre la salud con el ánimo de socavar el posicionamiento del consumidor europeo que ante todo quiere mantener su capacidad de decidir, los intereses económicos de las grandes corporaciones del transgénico buscan los informes ad hoc, obviando los aspectos negativos. Mientras no existan evidencias claras sobre el efecto directo sobre la salud deberíamos aplicar el Principio de Precaución, pero las evidencias de los daños ambientales y socioeconómicos son tan grandes que no deberíamos aceptar aquellas modificaciones genéticas que aun cuando produzcan beneficios económicos, aparentemente, no demuestren que no generan daños ambientales y sociales.
 
Nada que celebrar, mucho por advertir.
 
Para Los Verdes, la “gran revisión científica” no desmiente que la producción de transgénicos genera serias consecuencias ambientales y socioeconómicas y que plantean un serio riesgo para la salud, la biodiversidad y la soberanía alimentaria. Contrariamente a lo pregonado por la industria biotecnológica, los cultivos transgénicos implican un incremento en el uso de agrotóxicos, generan contaminación genética y del suelo, pérdida de biodiversidad, desarrollo de resistencias en insectos y vegetación adventicia (malas hierbas), así como efectos nocivos para otras especies.
 
Para Los Verdes, la “gran revisión científica” no desmiente que los cultivos transgénicos representan una amenaza para los pequeños productores (campesinos e indígenas) ya que el modelo de cultivo de los transgénicos concentra el control de la agricultura y la alimentación en pocas manos y el aumento de la concentración empresarial destruye la libertad de elección y eleva los precios.
Aunque solo fuera por el Principio de Precaución, deberíamos prohibir el uso de transgénicos -como hacen la gran mayoría de estados europeos- y, como mínimo, porque queremos saber qué comemos -ingredientes y procedencia-, advertir a los consumidores de su uso en los productos elaborados.
 
Per Toni Roderic, President de Los Verdes.
Crònica agraeix a l'autor que compartisca les seues opinions amb els nostres lectors
Vinculat des de molt jove a la CNT i a diversos moviments d'esquerra, és militant dels Verds des de finals del segle passat. Ha sigut regidor a Dénia, President dels Verds del País Valencià i, actualment, President de la Federació de Los Verdes.
Filòleg i escriptor, ha exercit el seu magisteri en diverses escoles i instituts del País Valencià i de Catalunya, així com també en la Universitat Nacional d'Educació a Distància i en l'Institut de Ciències de l'Educació de les Universitats de València i Alacant. Ha sigut Inspector Educatiu i Director Territorial de Cultura a Alacant.
Premi XXV d’Abril a Benissa amb un llibre de contes, Premie Educació i Societat del Ministeri d'Educació pel seu llibre de text A *debat, ha publicat una trentena llarga de llibres de text per a l'ensenyament del valencià, llibres de cuina tradicional valenciana i innombrables col·laboracions periodístiques.
 
 
 
Publicat per Àgora CT. Col·lectiu Cultural sense ànim de lucre per a promoure idees progressistes Pots deixar un comentari: Manifestant la teua opinió, sense censura, però cuida la forma en què tractes a les persones. Procura evitar el nom anònim perque no facilita el debat, ni la comunicació. Escriure el comentari vol dir aceptar les normes. Gràcies

Cap comentari :

Mastodon NotaLegal